miércoles, agosto 09, 2006

Punta Mogotes

Hoy se acabaron los fósforos que bajé a comprar al kiosco
la noche que viniste por primera vez.

Fui al supermercado y compré fideos verdes,
los mismos que trajiste vos
la noche que viniste a casa por segunda vez.

Sigo leyendo el libro, que me prestaste
como quien se olvida el saco
en un lugar al que quiere regresar.

Guardé tus poemas impresos en un folio con un clip
en el estante de las cosas que no tienen sitio.

Cada vez que llueve
tengo la patética sensación de que te extraño
de que vos me extrañas a mi.

1 Comments:

Blogger Tontiton said...

me emocionaste flaca.
Gracias. Me encanta como escribis.

Byesos

4:25 p. m.  

Publicar un comentario

<< Home